[icon color=”Accent-Color” size=”regular” image=”steadysets-icon-chat”] Contexto

Spot de campaña de Joaquín Lavín para las elecciones presidenciales chilenas de 1999. En esta campaña Lavín representaba el cambio, no en vano su slogan de campaña es “Viva el Cambio”. El adversario de Lavín era Ricardo lagos quien se presentaba a nombre de la denominada “Concertación”, que no es una cosa que una coalición de partidos de centro izquierda que ya llevaba, en 1999, casi 10 años en el poder. La estrategia de Lavín era la de proyectar esperanza, aires nuevos y ansia de cambio. El candidato se mostraba alegre, joven, con ímpetu y decidido. Decía que no era político y lideró una coalición de derecha que pretendía derrotar a la Concertación, sin embargo, tuvo la capacidad de deslindarse de la derecha en la percepción pública lo cual hizo que lo acompañaran sectores ajenos a esa fuerza política. Su mensaje era el cambio y de ahí no se salió. Trato de canalizar el descontento por el desempleo, la pobreza, la delincuencia, la falta de educación y las carencias en salud hacia el mensaje optimista, sonriente y de cambio que él lideraba. La primera vuelta electoral fue muy reñida, perdió por apenas 31 mil votos con Ricardo lagos. En la segunda vuelta, en enero de 2000, Lagos es elegido nuevo presidente del país, al obtener un 51,31% (3.683.158 votos) frente al 48,69% de Lavín (3.495.569 votos).